Cirugía de gastrosquisis, The Children's Hospital of Philadelphia | The Children's Hospital of Philadelphia

Center for Fetal Diagnosis and Treatment

Fetal Discussion Forum

Talk with other families about fetal diagnoses.

Visit the Fetal Discussion Forums »

Gastrosquisis

Aspectos generales

La gastrosquisis es un trastorno relativamente poco frecuente que se produce en aproximadamente 1 de cada 5,000 nacimientos con vida. Es uno de los defectos congénitos denominados defectos de la pared abdominal, que se produce en etapas muy tempranas de la gestación y consiste en una abertura de la pared abdominal del feto.

En la mayoría de los casos de gastrosquisis, el intestino y otros órganos abdominales forman una hernia (protrusión) a través de una abertura (orificio) de la pared abdominal y se desplazan hacia el líquido amniótico que rodea al feto. Esta abertura suele encontrarse a la derecha del ombligo. Como consecuencia, el intestino expuesto se irrita, lo cual hace que se inflame y se acorte.

Cuanto más tiempo se encuentre expuesto al líquido amniótico, más grave puede ser el daño intestinal. Además, a medida que el feto continúa su desarrollo, la estrechez de la abertura puede ejercer presión y limitar el flujo sanguíneo hacia el intestino o provocar la torsión intestinal. Cualquiera de estas consecuencias puede causar una obstrucción intestinal, la pérdida o el deterioro de la función intestinal, y dar como resultado problemas de alimentación a largo plazo después del nacimiento.

Diagnóstico

La sospecha de gastrosquisis surge a partir de un análisis de sangre de rutina cuyos resultados muestran niveles de alfafetoproteína excesivamente altos. La gastrosquisis se diagnostica mediante análisis ecográficos de rutina en el segundo trimestre, en los cuales se ve que el intestino se encuentra flotando libremente. Cuando una madre es remitida al Centro de Diagnóstico y Tratamiento Fetal, se le realiza una evaluación integral, de un día de duración, que incluirá una ecografía de alta definición, de nivel II, para confirmar el diagnóstico de gastrosquisis y evaluar el intestino que se encuentra flotando en líquido amniótico.

IMAGE: gastroschisis
La gastrosquisis es un defecto de la pared abdominal en el cual partes del intestino se desplazan hacia el líquido amniótico a través de un orificio en la pared abdominal.
© CHOP/CFDT
Para un asesoramiento y manejo adecuados, es importante distinguir la gastrosquisis de otros defectos de la pared abdominal, como el onfalocele (una herniación de los órganos abdominales cubierta por una membrana en la base del cordón umbilical).

La gastrosquisis se produce con mayor frecuencia en los bebés de madres jóvenes, y la cantidad de casos de gastrosquisis está aumentando en todo el mundo. Si bien no se conoce la causa específica de la gastrosquisis, no se caracteriza por manifestarse en miembros de una misma familia, y el riesgo de recurrencia no es más elevado para futuros embarazos. A diferencia de otros defectos de la pared abdominal como el onfalocele, la gastrosquisis por lo general no se asocia con anomalías cromosómicas u otras malformaciones estructurales con excepción de la atresia intestinal (bloqueo), que se presenta sólo en el 10 por ciento de los bebés con gastrosquisis.

Después del estudio ecográfico, la familia se reúne con el obstetra especializado en casos de alto riesgo, el cirujano pediátrico y el coordinador de enfermería, quienes evalúan los resultados de las pruebas, confirman el diagnóstico, analizan las opciones y los posibles resultados y responden las preguntas. El equipo desarrolla un plan de tratamiento especialmente diseñado de acuerdo con las necesidades específicas de la madre y el feto. Las familias también reciben información para comprender en qué consiste la gastrosquisis y recorren las instalaciones de la Unidad de Partos Especiales Garbose Family (SDU, por sus siglas en inglés) y la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales/Pediátricos [en inglés] (N/IICU, por sus siglas en inglés).

Monitoreo y parto

Durante las semanas restantes del embarazo, se realizará un monitoreo constante. Puesto que el intestino se encuentra expuesto al líquido amniótico puede sufrir daños. Es difícil predecir qué bebés tienen riesgos de sufrir complicaciones intestinales cuando aún se encuentran en el útero.

Los embarazos en los cuales el feto presenta gastrosquisis tienen riesgo de sufrir ciertas complicaciones como retraso en el crecimiento fetal, reducción en el volumen de líquido amniótico, parto pretérmino y parto de feto muerto. Como parte de la rutina de nuestro Centro, las madres son monitoreadas a partir de las 28 a 32 semanas de gestación, con perfiles biofísicos quincenales y ecografías Doppler. De esta manera se mantiene un control constante de los signos de sufrimiento fetal.

Si los controles indican que existen problemas con el embarazo, nuestro equipo está preparado para movilizarse y tomar medidas rápidas para asegurar los mejores resultados para la madre y el bebé.

En promedio, en casos de gastrosquisis, el trabajo de parto espontáneo se produce alrededor de la semana 36. En la mayoría de los casos, el parto es vaginal, salvo que exista una condición médica que requiera un parto por cesárea, o si el feto tiene dificultades antes del parto.

En CHOP, el parto de bebés con gastrosquisis se realiza en la Unidad de Partos Especiales. De esta manera, se brindan a la madre servicios obstétricos expertos y el recién nacido recibe el más alto nivel de atención inmediata, todo dentro del mismo hospital pediátrico. La Unidad de Partos Especiales es la primera sala de partos del mundo que ha sido exclusivamente diseñada para embarazos complicados por defectos congénitos, y es un elemento clave de la capacidad que posee nuestro equipo para brindar atención integral para la madre, el bebé y la familia en su conjunto.

Tratamiento

Después del nacimiento, el bebé es inmediatamente trasladado desde la sala de partos a una sala de estabilización contigua. Allí se evalúa la respiración, se colocan una vía intravenosa y una sonda nasogástrica (NG, un tubo que se pasa a través de la nariz) para descomprimir el intestino. Así se evita el reflujo del contenido gástrico hacia los pulmones. A lo largo de todo este procedimiento, posicionar cuidadosamente al bebé es fundamental para mantener un flujo sanguíneo adecuado hacia el intestino.

La reparación de la gastrosquisis implica volver a colocar el contenido extraabdominal en la cavidad del abdomen y luego cerrar la pared abdominal. La corrección puede realizarse con un procedimiento de reparación primaria inmediata de la gastrosquisis, o más comúnmente, con una reparación en etapas, según la evaluación posnatal del estado del intestino expuesto.

Reparación primaria de la gastrosquisis

En el momento del parto, las asas abdominales expuestas se colocan en una “bolsa” humedecida para trasladar al bebé a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales/Pediátricos. Una vez que el bebé es admitido en esta unidad, se lleva a cabo la reparación quirúrgica de inmediato. La reubicación del intestino en la cavidad abdominal y el cierre de la pared abdominal se realizan en un único procedimiento.

Reparación de la gastrosquisis en etapas

La exposición prenatal del intestino fetal al líquido amniótico puede asociarse con dilatación e inflamación intestinal, situación que no hace factible la reparación primaria. Si una gran porción del intestino se encuentra fuera del abdomen, hay dilatación o el estado del bebé es inestable, la reparación deberá abordarse en etapas (realizarse en varios pasos), durante un promedio de entre cinco y diez días.

IMAGE: gastroschisis reductionLa reparación de la gastrosquisis se realiza en etapas si la porción del intestino que se encuentra fuera del abdomen es especialmente voluminosa, si se encuentra dilatada o si el estado del bebé es inestable. Se coloca una funda silástica alrededor de la herniación intestinal, y se la reduce a lo largo de entre 5 y 10 días. © CHOP/CFDT

Una vez que el bebé es admitido en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales/Pediátricos se coloca una funda silástica (de goma de silicona) con resortes, comúnmente denominada “silo”, alrededor de la herniación intestinal. Luego, mediante presión suave y lenta, se vuelve a introducir el intestino en el abdomen durante el transcurso de varios días.

Después, el bebé es llevado al quirófano donde se retira el silo y la abertura abdominal se cierra mediante un procedimiento quirúrgico. En algunos casos, el bebé puede necesitar un respirador artificial o asistencia respiratoria mecánica durante un período de tiempo posterior de la cirugía.

Cuidados después de la cirugía y de seguimiento

Después de la reparación de la gastrosquisis, el intestino necesitará un tiempo para recuperarse y reanudar su función. Por ese motivo, después de la operación, el bebé es alimentado a través de una vía intravenosa (IV). Una vez recuperada la función intestinal, se inicia gradualmente la alimentación oral o por vía nasogástrica mientras se mantiene la alimentación intravenosa.

Se recomienda extraer y congelar leche materna para la alimentación. La alimentación oral se incrementa gradualmente. Este es un proceso gradual, y los bebés sometidos a reparación de la gastrosquisis podrían experimentar retrocesos ocasionales, incluida la necesidad de interrumpir temporalmente la alimentación oral para dejar descansar el intestino o someterse a cirugía adicional.

Cuando el bebé puede tolerar una alimentación completa, ya sea por vía oral, NG o una combinación de ambas, y logra un aumento adecuado de peso, está listo para irse a su casa. Antes del alta, el personal de enfermería les enseñará a los padres técnicas de alimentación especiales u otro tipo de cuidados especializados.

La duración de la estadía en el hospital después de la reparación de la gastrosquisis varía, según diversos factores:

Una vez que reciba el alta del Hospital, el bebé será monitoreado constantemente por su pediatra y regresará periódicamente a CHOP para consultas con el cirujano pediátrico.

Se observará especialmente el estado del intestino y el crecimiento del bebé. Si bien el pronóstico a largo plazo puede ser muy bueno, los bebés que hayan tenido daños más graves en el intestino requerirán un mayor seguimiento y tal vez necesiten continuar alimentándose por vía intravenosa por un período prolongado, ya sea en su hogar o en el Hospital.

Actualizado: febrero de 2012

  • Print
  • Share

Contact Us

Understanding Abdominal Wall Defects Video

Watch our Understanding Abdominal Wall Defects video.

Historias de pacientes

Algunas familiar tratadas en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento Fetal han compartido sus historias con la finalidad de apoyar a otras familias que enfrentan diagnósticos similares.

Lea sus historias.